La Mediación Social y Civil-Mercantil

 

La mediación en la empresa

Autor: Francisco González Garrigues. Mediador en Valencia

Valencia, 2011

Es muy diversa y compleja la casuística en los conflictos laborales, son muchos los elementos a tener en cuenta en la Mediación en el ámbito del trabajo y de las Relaciones Laborales, en la solución de controversias entre empleados y en la negociación de convenios colectivos.

En los últimos años ha habido cambios significativos en muchos lugares de trabajo. Como los empresarios y los sindicatos luchan para lidiar con estos cambios, es inevitable que se producirán conflictos. Demasiado a menudo, las relaciones siguen siendo contradictorias y puede seguir produciéndose una reducción en los niveles de confianza y comunicación.

En principio, repasemos cuales son los principales métodos extrajudiciales de resolución de conflictos, de los cuales en el ámbito mercantil y laboral el graduado social al igual que el abogado laboralista son unos expertos .

 La  Mediación SocioLaboral, que se orienta a controversias que afecten a trabajadores y empresas en todas las direcciones tanto laborales como mercantiles. Es especialmente adecuada para problemas en las relaciones de trabajo y las dificultades que surgen entre las personas para trabajar juntos. Su enfoque es restablecer la relación de trabajo,  llegar a una solución viable del conflicto y que sea mutuamente aceptable.

  El Arbitraje, que es el procedimiento por el cual las partes acuerdan someter sus controversias a una independiente tercera parte neutral, lo que se conoce como árbitro. Aunque hay varios tipos de arbitraje, el arbitraje laboral es el procedimiento de resolución de controversias en las relaciones laborales.

El proceso de arbitraje ya en el common law inglés ha sido llamado la forma más antigua de solución de controversias. El Rey Salomón fue un árbitro y el arbitraje fue utilizado para dirimir las diferencias durante el período grecorromano.

George Washington fue un Defensor del arbitraje y el uso del arbitraje en conflictos laborales fue una práctica común en el siglo XIX, aunque se desarrolló más rápidamente después dela Segunda GuerraMundial.

 La Conciliación, que es un proceso voluntario en el que las partes en una controversia se apoyan en un tercero neutral e imparcial para ayudarles a resolver sus diferencias. En la práctica se observa que este proceso es un mero trámite en la mayoría de los asuntos.

Pues bien, siendo realistas observaremos que el conflicto no puede evitarse, pero podemos cambiar la forma en que nos ocupamos del mismo. Los patrones de comunicación y solución de problemas deben ser modificados. El resultado es un entorno de trabajo más productivo, con mejores líneas de comunicación que ayuden a disminuir o evitar futuros conflictos.

En el siglo XXI la utilización de la mediación será lo que desarrolle una efectividad en la solución de conflictos hasta ahora desconocida en el ámbito laboral.

Los graduados sociales, los abogados expertos en ámbito laboral como mediadores pueden contribuir a:

  • Desarrollar la mediación entre los participantes de la negociación colectiva.
  • Facilitar la negociación de base, “el fondo de la cuestión si se me permite”.
  • Proporcionar capacitación y ayudar a resolver los problemas comunes de trabajadores y empresarios que son la base de la negociación.
  • Identificar puntos de acuerdo entre las dos partes
  • Trabajar para encontrar respuestas que reflejan la buena fe y sentido común
  • Trabajar con las personas para buscar una resolución que permita “avanzar”.
  • Proporcionar asistencia temprana a personas, empresas, sindicatos, grupos comunitarios y asesores, a las organizaciones patronales, etc

 El graduado social, como iuslaboralista es un profesional especialmente formado para la utilización  de la mediación, como herramienta para la resolución extrajudicial de las controversias, como medio transformador del clima laboral y de las Relaciones Laborales en las empresas,

Pero, veamos algunas características de la mediación que nos permitan conocer más de cerca este instrumento pacificador que ayuda a extender la justicia social.

Los principios que rigen el proceso son:

  • Es voluntario, sólo puede realizarse sobre la base de que todas las partes deseen participar. Cualquiera puede retirarse en cualquier momento si quiere.
  • Es confidencial, el proceso es privado y confidencial a las partes. Esto le dará confianza de las partes y confianza para explorar soluciones sin perjuicio.
  • Es rápido, tiene lugar tan pronto como permitan horarios, etc..
  • Es imparcial en tanto en cuanto el mediador permanece imparcial y equidistante.

La mediación es especialmente adecuada para controversias relacionadas con individuos o pequeños grupos de trabajadores. Ejemplos de tales disputas serían:

  • Diferencias interpersonales, conflictos, dificultades para trabajar juntos
  • Ruptura de una relación de trabajo
  • Cuestiones derivadas de un procedimiento disciplinario (y especialmente antes de que el asunto se convierte en una cuestión disciplinaria).
  • Cuestiones de relaciones laborales que no hayan sido dirigidas a la instancia judicial u a otro órgano de resolución de disputas legales.

¿Y cuáles son los beneficios de la mediación laboral y mercantil?

  • Es una oportunidad para resolver el problema de manera informal no contenciosa.
  • La resolución de la cuestión permanece bajo el control de las personas directamente afectadas. Ellos estarán involucrados en el desarrollo de la solución y del resultado, que será mejor y más duradero.
  • Crea un lugar seguro para todas las partes para expresarse y ser escuchados.
  • Tiene el potencial para una alta tasa de éxito y resultados positivos donde las partes están realmente comprometidas con una resolución.
  • La Mediaciónse centra en las futuras relaciones de trabajo de los implicados.
  • No duplicará otros servicios de resolución de controversias.

Cada mediación tiene un formato diferente y la estructura es muy dinámica. Puede involucrar a una gama de actividades, incluida la correspondencia de correo electrónico y teléfono, reuniones y discusiones de trabajo.La Mediaciónproporciona un proceso confidencial donde pueden discutirse problemas, cuestiones que aclarar hasta llegar a una conclusión que todos los implicados pueden aceptar.

La mediación sólo tendrá éxito si el empleador y el sindicato reconocen que su relación necesita mejorar. Además, ambos deben estar preparados para acometer con el tiempo y los recursos necesarios.

Todo empieza con la petición escrita de un empleador y/o un sindicato, a continuación se nombrará un mediador para reunirse con las partes para diseñar un programa que está específicamente adaptado a las necesidades de las partes. El graduado social mediador (o un equipo de mediadores) facilitará una sesión de trabajo con los representantes de los empleadores y los representantes de los trabajadores.

Un mediador puede ponerse en contacto con usted o con la otra parte para encontrar soluciones a la controversia. En una mediación las personas a menudo se representan a sí mismos, pero también pueden pedir estar asistidos de un asesor, amigo o familiar. Un asesor externo a menudo es útil para traer otra perspectiva.

La sesión inicial de trabajo normalmente se realiza fuera del lugar de trabajo, para que los participantes sean más capaces de prestar su plena dedicación a mediación.

Las sesiones iniciales incluyen desarrollo de habilidades en comunicación. En la mediación básica en la que nos encontramos los acontecimientos podrían discurrir por los siguientes cauces: Los representantes del sindicato y empleador luego de reunirse por separado para discutir propuestas concretas sobre cómo mejorar la relación, se preguntan lo que “podría” hacer para mejorar la relación y lo que “debería” hacer la otra parte para mejorar la relación.

Posteriormente, representantes de los trabajadores y el empleador se reúnen para revisar las sugerencias de mejora. Se establecen objetivos comunes basados en las listas de “debería” y “podría” desarrolladas en el paso anterior.

El paso final en el proceso implica el desarrollo de medidas de acción específicos acordados que deben adoptarse para lograr cada objetivo. Cada paso de acción incluye una descripción de la acción necesaria, identificación de las personas responsables de implementar el paso de acción y un calendario para el inicio y finalización de la etapa de acción.

Tras la sesión de trabajo, un documento de síntesis que es elaborado por el mediador, contendrá toda la información generada durante el proceso. El producto de la sesión de trabajo es un acuerdo sobre la lista de objetivos comunes y planes de acción. Los planes de acción reflejan el compromiso de las partes a trabajar diligentemente para lograr su objetivo mutuo para mejorar su relación.

La sesión de trabajo de mediación proporciona al empleador y a los trabajadores un plan de acción claro y crea el impulso para el cambio en su relación. Pero es crucial que los participantes de la mediación continúen ese impulso garantizando que las diversas medidas de acción se mueven a lo largo del tiempo.

En los meses siguientes a la sesión de trabajo de mediación, el mediador programará periódicamente reuniones de seguimiento con los representantes del empleador y de los trabajadores para supervisar los progresos y para ayudarlos a resolver los problemas que surjan en la aplicación de las diversas medidas de acción.

De conformidad con lo anterior, la mediación laboral puede facilitar la resolución de conflictos en procesos tales como:

Mediación de negociación colectiva
Mediación de servicios esenciales
Mediación de quejas
Consulta conjunta comités
Programa de mejora de Relaciones Laborales y satisfacción laboral.

 Especial mención merece la Mediación de negociación colectiva

La mayoría de las veces, los empleadores y sindicatos negocian convenios colectivos sin la ayuda de un tercero. Ocasionalmente, las partes no logran resolver sus posiciones divergentes. Cuando esto sucede, puede recurrir cualquiera de las partes a participación de un mediador para ayudar a encontrar una solución.
El graduado social mediador promueve la objetividad y el compromiso y actúa como un catalizador para ayudar a las partes a apartarse de sus posiciones polarizadas. En reunión con las partes, o bien conjuntamente o por separado, el mediador ayudará a las partes a comprender sus intereses y encontrar maneras de resolver sus diferencias.

Los empleadores y los empleados pueden llegar a cualquier acuerdo siempre y cuando estén dentro de la ley.

El graduado social mediador registra cuándo y cómo los acuerdos (como el reintegro de un trabajador, el pago de una transacción o una disculpa formal) tendrán lugar.

Una vez firmado, el acuerdo se convierte en una solución completa y definitiva, aunque siempre puede revisarse a consideración de los participantes en la mediación.

A veces las partes no logran llegar a un acuerdo y el mediador puede organizar un aplazamiento y si no hay posibilidad de acuerdo se producirá el cese de la mediación.

En resumen, desde la mediación, el graduado social facilita que las empresas y los trabajadores encuentren soluciones a sus controversias y puede desarrollar un programa de mejora de las relaciones laborales, destinado a empresarios y sindicatos que están experimentando dificultades en su relación actual y que están interesados en establecer y mantener una relación más productiva y positiva.

Francisco González Garrigues

Mediador y Graduado Social

Coordinador Área Mediación de Unión de Consumidores de Comunitat Valenciana

www.cmmediate.es

RecursosLaborales.es

Tel. 691 501 161 C/ Sorní, 25-2º-3ª Valencia 46004