MEDIACIÓN FAMILIAR, MARINES SUARES

MEDIACIÓN: “UNA FAMILIA BIEN DIVORCIADA, SIGUE SIENDO UNA FAMILIA”

El miércoles 4 de octubre por la tarde se realizó una charla taller en el SUM del palacio de justicia para magistrados, funcionarios judiciales y público en general. Los días jueves y viernes se realizaron talleres teórico vivenciales en la sede del CEJUME.

 Se trabajo sobre el síndrome de alienación parental (SAP) y el síndrome de alienación familiar (SAF) en los casos de divorcio. Allí los mediadores e interesados en la mediación abordaron diferentes casos y llevaron adelantes ejercicios de mediación.

Los interesados plantearon como se dan los casos de alienación parental y la transformación en  síndrome de alienación familiar. “Que es algo que incluye a toda la familia, no solamente al padre o la madre” indicó Marines Suares. Los mediadores trabajaron sobre cómo se hacen los abordajes a los diferentes integrantes de las familias.

Comprendiendo como se debe encarar las charlas de información con los padres y luego como debe utilizar los datos obtenidos en las entrevistas particulares en el proceso de mediación de los padres. Lo que se busca desde la mediación es el conocer y poner en situación las diferentes realidades o perspectivas que tiene cada integrante de la familia.

“Cuando se da un proceso de divorcio están todos los integrantes de la familia implicados y cuando se puede trabajar con todos desde la mediación, se puede hacer este un proceso de separación mejor” indicó Suares. Explicó que “cuando se dan casos de SAP los más afectados son los chicos, porque son utilizados como proyectiles por los padres y cuando pasan los años los padres se ven afectados porque al crecer los chicos le pasan factura a los padres por haberlos utilizarlos y hacerles la cabeza o por no haber peleado más y no mantener el vínculo”.

Suares indicó que “en la mayoría de los casos son las madres las que alienan a los chicos contra los padres, cuando pasan los años los chicos le recriminan al padre no haber luchado más y haber perdido el vínculo con los hijos”. Lo que se busca desde la mediación es “mantener la familia, creo que la familia se preserva exactamente igual, pero es una familia divorciada”.

Afirmó que se busca “preservar el buen desarrollo de los integrantes de la familia, vivan separados o no”. Consideró que “lo peor que te puede pasar es que tus padres vivan peleados constantemente, vivan separados o no. Una familia bien divorciada, sigue siendo una familia y es sumamente sana y los chicos crecen perfectamente bien”.

Lo peligroso son las peleas de los padres que terminan afectando el desarrollo personal y social de los chicos y a la par de los padres, explicó Suares. Quien consideró que la familia es un espacio de crecimiento personal, a veces las personas para seguir creciendo deben pasar por una separación.

La directora del Centro de Resolución de conflictos de Morón, Marta Poppy Sanz explicó que “la mediación es el método privilegiado para tratar estos casos de separación, divorcios y tenencia de los chicos, porque el sistema Judicial es un sistema adversarial, donde siempre hay uno que gana y otro que pierde”. En la mediación se puede “negociar en un espacio dialogado donde se busca la colaboración de todas las partes y se busca el respeto, participan todos los miembros de la familia que deben participar. Es una forma muy positiva de sobrellevar un proceso tan doloroso como es el divorcio”.

www.misionesonline.net

Los comentarios están cerrados.